Pages

viernes, septiembre 16, 2011

¡GENERACIÓN SAGRADA! (LA LEYENDA)

por Diego Damelio*


Mar del Plata. 11 de septiembre de 2011. ¡Día del Maestro!. La Selección Argentina de básquetbol obtiene su segundo Torneo de las Américas. En casa la denominada “Generación Dorada” se ¿despide? ante su gente. Y de la mejor manera. Quitándole el título a Brasil. El 80-75 del marcador final deja a este extraordinario grupo de jugadores-amigos en lo más alto, desde todos los puntos de vista. Es por eso que con un juego de palabras lo podemos definir como “Generación Sagrada”. Y obviamente aplicarle el mote de Leyenda, la que se agiganta día a día, torneo a torneo y parece quererle esquivar al inevitable final. Quizás ingresar al exclusivo Salón de la Fama sea el corolario perfecto.

Oruro, Bolivia. 1994. La Selección Argentina de básquetbol obtiene de manera invicta el torneo Sudamericano Juvenil.

Melbourne, Australia. 1997. La Selección Argentina de básquetbol conquista el cuarto lugar en el torneo Mundial Sub 22, tras perder increíblemente su cruce de semifinales con el anfitrión. La historia cuenta que ese día ese grupo de jugadores-amigos se juramentó tomarse revancha en la mayor. ¡Vaya si lo hizo!.

Cualquiera de esos dos certámenes puede ser tomado como el hito fundacional de esta camada de basquetbolistas que aún hoy baña de gloria los cestos. Y permítanme tomarme la atribución de tildar con el mote de pagano a quien sólo se atreva a pensar en una crítica que no sea constructiva. Es que lo que han logrado estos “fenómenos” no lo ha conseguido nadie, más allá de la salvedad que se debe hacer con los “Abuelos de la Generación Dorada”, campeones mundiales en 1950.

Actualmente parece normal y lógico que el básquetbol nacional participe de la mayor competencia deportiva ecuménica: los Juegos Olímpicos. Pero no lo es. Y por eso La Leyenda se agiganta doble a doble.

Bahía Blanca, Argentina.1999. La Selección Argentina de básquetbol se queda con el segundo lugar en el torneo Sudamericano de Mayores. Una derrota en la final contra los brasileños que sirvió para crecer. Y vaya si se creció. ¡Gigantes!

San Juan, Puerto Rico. 1999. La Selección Argentina de básquetbol no pudo ir a los Juegos Olímpicos de Sydney 2000 al finalizar en la tercera posición del Torneo de las Américas. Sólo había dos plazas y la misión parecía una utopía. Sin embargo casi se conquista. El tercer puesto fue valioso, fundamentalmente para lo que vendría para la “Generación Dorada”. ¡Comienza a germinar la semilla!

(NdR: Tremenda fue la volcada de “Chapu” Nocioni dejando desairado a Kevin Garnett y en la cara de Tim Duncan)

Neuquén, Argentina.2001. La Selección Argentina de básquetbol obtiene de manera invicta el Torneo de las Américas, que ofició de Premundial clasificatorio para Indianápolis 2002. Meses antes se corona campeona en el Sudamericano de Chile.

Es prácticamente una obviedad hablar del talento de estos “Gigantes”, pero no viene mal destacar la mentalidad grupal que tienen. Todos son uno. Y en este sentido hay que quedarse con la imagen del descollante “Luifa” Scola, quien tras obtener el Preolímpico de Mar del Plata cortó la red, como lo indica la tradición de los campeones, pero no se la llevó a su casa, sino que se la dio al grandioso Fabricio Oberto. Sin dudas, un líder nato, de esos que no necesitan sentarse en la cabecera para que lo miren, ya que todos saben quién es el líder.

La humildad es otra cualidad de la “Generación Sagrada”: Varios se han readecuado en sus roles, sin ningún tipo de problemas para dar un paso al costado y no “figurar” como antes, entendiendo que se puede aportar desde otro lugar.

Y tampoco podemos dejar de lado la inacabable sed de gloria, que va de la mano con la conmovedora entrega de cada uno de los jugadores que dan todo de si cuando lucen la casaca albiceleste. Hacen del compromiso y la solidaridad un estilo de juego, y, seguramente, de vida.

Todo esto trae indefectiblemente como consecuencia lograr hechos históricos para el básquet nacional y también mundial.

Indianápolis, EE.UU.. 4 de septiembre 2002. La Selección Argentina de básquetbol da el gran golpe histórico: vence 87 a 80 a un Dream Team. El mundo de la anaranjada se conmovió y, sin dudas, ya nada fue lo que era. “Manu” Ginóbili integra el quinteto ideal del torneo.

La “Generación Dorada” injustamente fue relegada al segundo escalón del podio por lo que podemos rotular como “robo arbitral” en la final ante la todopoderosa Yugoslavia. Pero dicen que de lo malo se aprende. ¡Y vaya si aprendieron!

San Juan, Puerto Rico. 31 de agosto 2003. La Selección Argentina de básquetbol conquista el segundo puesto en el Torneo de las Américas, que sirvió de Preolímpico.

Más allá de algunos “sustos” –derrotas con México y Venezuela- llega a la final y cae con USA 106-73 (en la segunda fase había perdido ante el mismo Dream Team por 94-86). Así clasifica a los Juegos Olímpicos de Atenas, tras ocho años de ausencia en esa competencia. ¡Fue un gran mérito, pero…lo mejor estaba por venir!

Atenas, Grecia. 25 de junio de 2004. En tierra de dioses, la Selección Argentina de básquetbol celebra en el Olimpo. Se abraza al Oro en los JJOO y de paso derrota nuevamente a un USA- NBA. Fue 89-81 en semifinales.

En la final la víctima fue Italia: 84-69. Emoción. A los que amamos el básquetbol ese día se nos piantó más de un lagrimón. “Manu” Ginóbili fue MVP del torneo.

Saitama, Japón. 2006. La Selección Argentina de básquetbol pierde en semifinales del Mundial ante España por 75-74. En el duelo por el tercer lugar del podio cede ante Estados Unidos por 96-81. “Manu” Ginóbili integra el quinteto ideal del campeonato.

Las Vegas, EEUU.2007. La Selección Argentina de básquetbol clasifica a los JJ.OO. de Beijing, China. En el partido decisivo para obtener el pasaporte deja en el camino a Brasil por 91 a 80. En la final es derrotado por el Dream Team local por 118-81. Luis Scola es elegido MVP del torneo.

Nankin, China. 1 de agosto de 2008. La Selección Argentina de básquetbol suma a sus vitrinas la copa del torneo FIBA Diamond Ball (Copa Confederaciones). Vence en el duelo decisivo por 95 a 91 a Australia.

Beijin, China. 24 de agosto de 2008. La Selección Argentina de básquetbol alcanza la medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de 2008, después de derrotar a Lituania por 87 a 75. De esta manera quedó en el puesto Nro.1 del Ranking de la FIBA, posición que ostentó por un par de años, hasta pasado el Mundial de Turquía 2010.

San Juan, Puerto Rico.2009. La Selección Argentina de básquetbol se alza con el tercer lugar en el Torneo de las Américas, clasificatorio para el Mundial de Turquía.

En semifinales pierde ante Puerto Rico por 85-80. En el encuentro por la medalla de bronce derrota a Canadá por 88-73. Luis Scola fue elegido MVP del Premundial.

Estambul, Turquía. 2010. La Selección Argentina de básquetbol culmina en el quinto puesto en el Mundial.
En octavos de final se queda con el clásico frente a Brasil por 93 a 89. Tras perder ante Lituania en cuartos de final (104-85) se recompone y vence a Rusia (73-61) y España (86-81). Luis Scola integró el quinteto ideal del certamen.

Si bien Argentina no es una de las principales potencias mundiales en básquetbol, hay que recordar que es la única selección de América en conquistar la llamada “quíntuple corona”: Campeona del Mundo, Campeona Olímpica, Campeona de la Copa de las Confederaciones de la FIBA (Diamond Ball), Campeona de América, y Campeona Panamericana. Además, es 12 veces Campeona Sudamericana. Actualmente es una de las tres mejores selecciones de todo el mundo.

Juan Ignacio Sánchez, Alejandro Montecchia, Lucas Victoriano, Pablo Prigioni, Emanuel Ginóbili, Carlos Delfino, Andrés Nocioni, Hugo Sconochini, Hernán Jasen, Leandro Palladino, Walter Herrmann, Federico Kammerichs, Luis Scola, Leonardo Gutiérrez, Fabricio Oberto, Rubén Wolkowyski y Gabriel Fernández, son los principales protagonistas de la “Generación Dorada”, que cuenta, entre otros, con nombres como Paolo Quinteros, Juan Gutiérrez, Román González y Antonio Porta, aportando lo suyo. De pie. Agradecimiento eterno para la “Generación Dorada”. Agradecimiento eterno para “La Generación Sagrada”. La Leyenda.

Mar del Plata, Argentina. 11 de septiembre de 2011. La Selección Argentina de básquetbol obtiene por segunda vez el Torneo de las Américas (primer Preolímpico). Tras vencer en semifinales a Puerto Rico (81-79) clasifica a los JJOO de Londres. En la final festeja ante Brasil (80-75). "Manu" Ginóbili integra el quinteto ideal del torneo. Luis Scola fue elegido otra vez MVP.


*Diego Damelio es Técnico Superior en Periodismo Deportivo (Deportea), Locutor Nacional de Radio y Televisión (ISER), integrante de Departamento Informativo y Departamento Deportes de LU24 Radio Tres Arroyos, redactor y editor del sitio www.lu24.com.ar.

Diego creó recientemente en Facebook el grupo SALÓN DE LA FAMA PARA LA GENERACIÓN DORADA ante la noticia de que periodistas destacados de Estados Unidos propusieron a la exitosa Selección Argentina para el Salón de la Fama de la NBA, un lugar tan exclusivo que actualmente sólo cuenta con ocho equipos homenajeados. Jonathan Feigen, cronista que sigue la campaña de Houston Rockets (equipo de Scola), y Zack Low, de Sports Illustrated, impulsan esta medida que sería la única para un equipo internacional.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

INCREÍBLE E INMEJORABLE NARRACIÓN DE ESTA LEYENDA!!! GRACIAS DIEGO, EN VOS DE TODOS LOS QUE AMAMOS ESTE DEPORTE!!!

Anónimo dijo...

Muy buena la nota. Una buena reseña de todos los logros de la Generación Dorada.

Related Posts with Thumbnails