Pages

lunes, abril 30, 2012

B NACIONAL: ALDOSIVI 1 RIVER 1

Si en el fútbol actual tendríamos que hablar de equipos que se complican solos cuando tienen todo para ganar, no cabe duda que el nombre de River saldría a la luz sin pensar demasiado. El Millonario dejó pasar otra chance de quedarse con los tres puntos, esta vez ante Aldosivi, en un partido en el que se imponía claramente por 1-0, su rival quedó con un hombre menos por expulsión y sin embargo se lo empató a falta de seis minutos. Uno a uno con sabor a derrota. Con olor a pescado podrido.

La victoria de Instituto ante Gimnasia de Jujuy ponía nuevamente a River a cuatro puntos de la cima, propiedad de los cordobeses, y dejaba rápidamente sin efecto el gran triunfo de la fecha pasada. Con ese cuadro de situación y con la obligación de siempre, los de Nuñez salieron a comerse al Tiburón en Mar del Plata. El arranque fue parejo pero no tardó mucho el equipo de Almeyda en ganar terreno, adueñarse del medio y ubicar a Aldosivi en la posición que definitivamente quería: replegado, apostando a alguna salida de contragolpe.


River desperdició varias ocasiones en la primera etapa en los pies de Cavenaghi y el Chori Domínguez, siempre con el toque previo de un magnífico David Trezeguet que juega a un nivel muy superior al de todos sus compañeros de equipo. Aldosivi inquietó y llegó en los minutos iniciales pero luego fue cediendo terreno y mediocampo, lugar donde se le hizo difícil contener a Cirigliano y Ponzio, ejes del juego de los de Almeyda. Los de Quiroz se mostraban firmes sin embargo en la última línea, la que por momentos estuvo integrada por seis jugadores.

El complemento no varió la tónica: cierta paridad primero, dominio Millonario después. River manejó bien el balón aunque le costó romper con ese bloque defensivo de Aldosivi. Una buena jugada de Cirigliano en la medialuna derivó en un pase al área para Cavenaghi que fue derribado por Cajaravilla. Penal y gol de Domínguez para destrabar el partido a los 16 minutos.


La expulsión de Agustín Briones por una fuerte infracción a Trezeguet en el mediocampo parecía sentenciar la historia de un cotejo que por resultado y trámite ya estaba a merced de River. Pero los de Almeyda no apretaron el acelerador. Se conformaron con manejar la pelota, esperar por algún hueco que el cuadro de Quiroz no cedió pese a la desventaja y mantenerlo lejos del arco de Vega. Claro que para eso no hay que cometer faltas. Y en ese ítem falló. Gigli cabeceó al gol una pelota que le pasó Zunino tras un testazo cerca del punto penal de Blanco que llegó de un tiro libre. La pelota parada, una vez más, dejaba con poco a River. 

Aldosivi, como en la primera rueda, fue verdugo de River. El empate le duele a los de Nuñez más que aquella derrota. Los tiempos se acortan y el bipolar cuadro de Almeyda sigue sufriendo la B Nacional. Con ocho fechas por jugar, cada punto perdido es un puñal. Y la realidad es que el Millonario debe empezar a rezar por la caída de sus adversarios en la lucha por ascender.   


  

No hay comentarios.:

Related Posts with Thumbnails