sábado, mayo 20, 2006

ACA TAMBIEN OPINAMOS: LISTA MUNDIAL

Lejos de acallarse, día a día florecen nuevas opiniones con relación a la lista de Pekerman para el Mundial y Esférico Balón no es la excepción. Sin demasiadas sorpresas, hay ausencias insólitas, presencias un tanto cuestionables y modos de elección extraños que recién serán revelados cuando comience a rodar la pelota.
El punto saliente, la sorpresa, fue la increíble exclusión de German Lux. Tal vez haya sido Maradona quien expuso la declaración- pregunta más concisa, lógica y que se hace la mayoría futbolera: “¿Cómo puede pasar Lux de ser suplente de Abbondanzieri y pelearle la titularidad al uno xeneixe en algún momento, a ser marginado de la lista?”. Difícil de responder el enunciado si aportamos como dato que el arquero de River fue titular, con buena actuación, en la Copa de las Confederaciones del año pasado y, un poco más atrás en el tiempo, el golero invicto de los Juegos Olímpicos. Y más aún, que mantuvo un nivel parejo desde entonces tanto como el Pato, Leo Franco y Ustari, con el agregado de que este año se “sobrepuso” a un drama familiar, que tendría que estar lejos de todo análisis para tomar una decisión futbolística, pero puede ser relativamente considerado si hablamos de aspectos psicológicos, anímicos y demás.
Convengamos que Abbondanzieri se gano un derecho a estar más allá de que debe una gran actuación en el seleccionado y que Ustari pinta para ser el arquero en un futuro no muy lejano, tirando a presente. Entonces lo más razonable es que el tercer lugar lo hayan peleado Lux y Franco, con una ventaja favorable para el primero por los logros mencionados con anterioridad y los pocos partidos del segundo en el arco nacional. Sin embargo pocos días antes de que Pekerman diera la nómina se supo que lo peleaban el arquero de River e Independiente. Tan increíble como preocupante, demostrando una forma de elección carente de lógica y que se trasladó a otros puestos, destacándose la defensa:
- No hay un cuatro natural.
Zanetti fue marginado y un lateral confiable y ganador como Ibarra jamás tuvo chance. Pekerman prefiere “comodines”: jugadores que cumplan distintas funciones (quizá ninguna con seguridad). Más allá de gustos de juego, es muy raro teniendo ocho defensores en el plantel.
- Si analizamos profundamente, en la defensa hay: un jugador de larga inactividad por una lesión de las peores dentro del fútbol con grandes chances de ser titular (Heinze); otro que también pasó mucho tiempo sin jugar por la enfermedad de su hija (Burdisso); y uno con escasas cualidades técnicas y un solo un puñado de partidos en la selección (Cufre) mientras Samuel estará viendo el Mundial por televisión. Del resto no hay mucho que objetar aunque a simple vista el único que parece confiable y es número puesto es Roberto Ayala, sumando tal vez a Sorin, aunque cueste descifrar que posición ocupa dentro de la cancha siendo esto positivo en algunos aspectos y negativo en otros.
En el medio están las fijas pero el hecho de optar por llevar seis y no cinco delanteros dejó un par de saldos pendientes:
- No hay un reemplazante para Mascherano. Es cierto que está Cambiasso, pero a priori en el sistema de Pekerman aparecen los dos como titulares y el Cuchu tiene otras características, por lo que la ausencia obligada de uno u otro en algún encuentro, no dejará más opción que modificarlo. Aquí es donde duele la ausencia de Demichelis quien tendría que haber estado en lugar de un defensor y haber actuado como ese “comodín” como parece gustarle a José, ya que puede jugar en el medio o atrás.
- Falta un volante por la izquierda. Por ese sector está Sorin pero si es así tendremos otro saldo deudor en la defensa: no habría un tres en una línea que, todo parece indicar, será de cuatro. Cambiasso parece el más indicado por que es zurdo y conoce muy bien el puesto, pero se duda que juegue en esa posición.
Donde no hay nada para criticar, siempre dejando de lado paladares y apelando a la lógica, es en la delantera. Crespo y Tevez no podían faltar; Messi es desequilibrante, es la gran promesa; Palacio es completo, el mejor delantero del fútbol “doméstico”, Cruz, un goleador nato con más goles en el Inter que el jugador titular, siendo él suplente y Saviola es Saviola: sin dudas no es su mejor momento pero así todo se anota en la red, en la selección cumplió siempre, fue una de las grandes apariciones del fútbol argentino y no es culpable de que, aunque se haya cansado de hacer goles en el Barsa, un técnico prefiera tener como recambio un “rubio” tosco y con la pólvora seca desde que se dedica al fútbol. Algo así como mortadela por caviar.
La suerte está echada. El plantel es rico de mitad de cancha hacia delante. Pekerman tiene sus inobjetables pergaminos y una manera de jugar cercana a la que le “gusta a la gente” a pesar de los cuestionados métodos de elección. Me saco el periodista que todavía vive en algún lugar dentro mío y me pongo camiseta, gorro, bandera, vincha y grito: vamos Argentina, carajo!!!!!!!!

4 comentarios:

Andres Perez dijo...

Yo creo que Argentina tiene un buen plantel para ganar la copa del mundo. Son para mi, los maximos favoritos, aqui en España ya vimos como destrozaron a Brasil con alegria.

Si no gana España (algo que seguro que pasa) y tampoco la Republica Checa, por supesto yo voy con la albiceleste. Siempre apoyare a los hermanos Argentinos.

Saludos crack!

David dijo...

El último Argentina-Brasil fue un destrozo, pero lo sufrió Argentina: 4-1 en la Confederaciones.
Sobre la convocatoria de Pekerman, llevo muchos años viendo a Scaloni en el Deportivo y es luchador pero mediocre: ni a la suela de los zapatos de Zanetti. Creo q acierta dejando fuera a Samuel: incapaz de defender a un delantero medianamente rápido. La selección argentina muestra muchos contrastes: gente brillante y/o prometedora (Riquelme, Messi, Palacio, Aimar, Lucho González...) con jugadores muy grises (Franco, Scaloni, Cambiasso...). Es una lástima que D'Alessandro se haya quedado vagando por clubes como el Wolfsburgo y el Portsmouth, lo mismo para Cavenaghi, que algunos creían que era el nuevo Batistuta.
El grupo es duro, más que el del 2002, y Argentina sufrirá. No me atrevo a asegurar que lo vaya a superar.
Un saludo desde Barcelona.

Esferico Balon dijo...

Creo que, por lo menos aca, se habla poco de España y me parece que habria que tenerla mas en cuenta.
Coincido plenamente con la opinion sobre D'Alessandro y Cavenaghi, en especial este ultimo:Rusia lo condeno al olvido,en cualquier otro pais era figura,igual es joven.
Agradezco sus visitas y comentarios.Saludos

Anónimo dijo...

He escuchado y leído muchos comentarios a cerca de la capacidad del Pato Abbondanzieri en el arco y su presencia en la selección argentina. Todos muestran mayor o menor contundencia en su postura ya sea a favor o en contra, pero no me encontrado con argumentos que apuntalen y respalden las opiniones que entonces se hunden en expresiones más viserales que racionales donde abundan los "es horrible" o "es un fenómeno" o "a mi me gusta" etc. y con muy pocos elementos coceptuales flotando entre tantas afirmaciones enérgicas pero de muy poco espesor. A continuación quiero exponer mi punto de vista sobre el caso, intentando justificar mi posición con el desarrollo de algunas explicaciones puntales sobre el tema que surgen de mi observación. Sin mayores éxitos, yo he pasado por el puesto de arquero hace muchos años cuando llegué a hacerlo profesionalmente y, si bien no obtuve gloria alguna en mi corta carrera, sí prosperó en mi una constante mirada crítica y a la vez analítica de la labor de los arqueros en general y, sin intención de arrogarme la verdad absoluta en la cuestión, quisiera aportar las conclusiones que me despierta el asunto.
Abbondanzieri es un arquero que, si bien no es malo, es de mediocre para abajo y está lejísimo de alcanzar nivel de selección y, ni siquiera de ser titular en un equipo grande como Boca:
- Es ABSOLUTAMENTE inseguro, no tiene incorporado el impulso de agarrar la pelota, le pega cahetazos, puñetazos, la "para" con miedo. Casi siempre la termina agarrando en dos o tres tiempos, a veces rodeado de adversarios y haciéndola picar peligrosamente a cm. de sus pies y de otros jugadores que tiene al lado. Muy frecuentemente se le escapan entre los dedos, generalmente con suerte, porque después la recupera, o le pega en una pierna, o se va al corner, o cruza el arco y nadie la toca. Por eso, por que no confía en su agarre, le pone las palmas de la mano a la pelota y da continuos rebotes. En muchos casos, al despejar despatarrado pelotas que, por ejemplo Ustari hubiera retenido con tranquilidad y compostura, la hace parecer más difíciles y ofreciendo una ilusión de atajada para el que no conoce el puesto desde adentro, y aquí entran, público, periodistas supuestamente especializados, y hasta técnicos que no hayan surgido de los tres palos.
- No tiene agilidad de arquero, no muestra capacidad de despegue, en lugar de arrojarse hacia la pelota, parece simplemente dejarse caer para el lado en donde va ir la pelota. Jamás se le vio a Abondanzieri una de esas atajadas espectaculares con "volada" mediante, (volada realmente necesaria, no como las que nos ofrecieron en sus carreras Navarro Montoya y, sobre todo Angel David "Mentiroso" Comizzo). Pelota medio difícil que va al arco del Pato, es gol.
- Tiene muchos defectos técnicos de base,a lo de poner mal las manos al encontrarse con la pelota que ya mencioné, se le agrega mala disposicón del cuerpo cuando va lanzado hacia una pelota lateral (va de frente en lugar de ir de costado y parece que se zambulle de panza en una pileta). No sabe absorber la energía de la pelota cuando le llega con fuerza y velocidad, es otra de las
- Sale mal, no tiene bien desarrollada suficientemente la coordinación para encontrarse con la pelota en lo más alto de la trayectoria en que la puede alcanzar en un centro sobre el área. Encima que tiene poca capacidad de despegue del piso, lo hace a destiempo, generalmente alcanza la mayor altitud en el salto antes de que llegue la pelota y, cuando ésta alcanza su posición, él ya esta en plena caída, desencontrándose con el balón en tiempo y, también a veces en distancia. Cale a buscar un centro de forma atolondrada y después, ya a medio camino, trata de corregir lo que iba a hacer y tratar de ajustar sobre la marcha una salida inconsciente que, en muchos casos, ni siquiera debería haber intentado.
- Por qué Abbondanzieri está en el lugar que está? Bueno, es difícil de entender, pero podemos elaborar una hipótesis. Tiene algunas cosas a favor: Se ve que es buen tipo, no es conflictivo, evidentemente despierta afecto entre sus compañeros, es correcto dentro de la cancha y, eso no deja de ser positivo dentro de un grupo. Estadísticamente, tapa bastante situaciones frontales de mano a mano y tiros a quemarropa, el 80 % por simple fortuna, cierto, pero bueno, tener suerte también cuenta y eso es lo que el Pato más ha tenido en su carrera. No saca mal con el pie, aunque tratando de salir con el pie en el juego es desastroso , y es capaz de atajar algún penal, cosa de que todos los arqueros son capaces, atajar un penal es para el arquero 75% suerte, si adivinas el palo, ya tenés 50% a tu favor y después, salvo que vaya muy esquinada y/o muy alta (cosa que pocas veces sucede), por más fuerte que vaya, es bastante probable que la saques o te pegue en algún lado, eso es así para cualquier arquero profesional. De 10 penales es normal que atajes 2, 3 o hasta 4, lo que sucede es que pocos se encuentran en instancias definitorias de campeonatos con definición a penales donde te patean 5 o 6 penales seguidos, esa es una ventaja que te da estar en Boca, lo mismo que tener, como ocurre históricamente en los equipos xeneises, una defensa muy aguerrida, que generalmente responde y alivia la labor del arquero de turno. El Pato fue titular en Rosario Central. cosa admisible para su nivel, suplente de Córdoba en Boca mucho tiempo, algo también aceptable y, de repente se encontró con la titularidad en medio de la preocupación a de la mayoría de los boquenses (Ya había tenido algunas participaciones en partidos que no jugó Córdoba y había exhibido sus limitaciones y dudas). Empezó como titular en Boca entonces, en un principio momentáneamente hasta que se contratara alguien con al estatura futbolística para ese puesto. Pero zafó los primeros partidos y los dirigentes esperaron un poco, y cuando el público (confundido) lo aceptó, decidieron ahorrarse unos mangos y no traer a alguien más. Después su figura cobró la desproporcionada magnitud que alcanzó y ya está, se instaló como sofisma popular, algo común con jugadores de clubes grandes, sobretodo Boca o River, aparecieron descerebrados futbolísticos que comenazaron a idolatrarlo por que atajó un par de penales en instancias decisivas alimentados por muchos periodistas y mediáticos deportivos a los que les conviene hablar bien de los cuadros grandes y sus jugadores para no ser rechazados por las mayorías consumistas. Y en esas deformaciones de valor que produce el fenómeno de la enorme masa comercial y popular que genera Boca Jr. donde las cosas se retuercen, estiran y comprimen a merced de la marea mediática y "resultadista" que se comporta sin respetar reglas claras Abbondanzieri ha quedado bien parado, maquillando con buenas campañas de su equipo, logros deportivos de conjunto y algún penal clave atajado ha logrado disimular con éxito sus enormes falencias técnicas.

Related Posts with Thumbnails